Caminar descalzo, al aire libre, ya sea en casa, o en algún exterior que sea de nuestro agrado, es la mejor experiencia del mundo. Pasar los veranos disfrutando de la naturaleza y del aire fresco. Pero: ¿acaso todo es color de rosa?

Con la llegada del verano, y otros factores climatológicos y ambientales son muchas las personas que sufren desde la angustia, y muchas veces desde la desesperación, la presencia de plagas o bichos, que en sí, de una manera poco convencional, ponen en riesgo la integridad física de todo aquel que se las encuentre.

Tal es el caso de las escolopendras. Sí, así como lo lee, la presencia de tales ejemplares no solo podría importunar su paz mental, al ver cómo las mismas abundan y se escabullen por los rincones de su hogar al caer la noche, sino que podrían ser un riesgo para su salud, pues la picadura de las escolopendras suelen ser en toda regla, dolorosas.

Pero, ¿qué son las escolopendras? De seguro las ha visto más de una vez, y quizás también piense que éstas son lo mismo que un ciempiés, debido a su morfología análoga, pero la verdad es que se tratan de miriápodos, con características y comportamientos un tanto distintivos.

Suelen tener entre 21 y 23 extremidades, y asimismo alimentarse de insectos, arácnidos y anfibios, por lo que resulta fácil imaginar el comportamiento depredador que puede llegar a tener dicho ejemplar.

Si bien, los humanos no corren el peligro de ser comidos por las escolopendras, claro está, pero sí con el de ser picados. La picadura de las escolopendras puede causar un gran dolor e hinchazón.

¿Es peligrosa la picadura de la escolopendra? ¿Qué hacer?

Si bien es cierto que la picadura de la escolopendra no resulta mortal para el ser humano, pero en muchos de los casos suele ser sumamente dolorosa, por lo que evitar la presencia de las mismas será recomendable si no se quiere pasar un gran susto y una que otra incomodidad.

La picadura de las escolopendras suelen doler mucho y originar hinchazón en la zona afectada, por lo que será necesario, en todo caso, actuar con asertividad en cuanto a la cura y atención de la herida, por lo que será  preciso tratar la picadura con antibióticos o pomadas desinflamatorias.

Las escolopendras suelen habitar en espacios húmedos, oscuros y arenosos, por lo que muchas veces su presencia no es evidente, hasta que se convierten en una verdadera plaga en casa, por lo que contar con asesoría cualificada respecto al control y desinsectación de no tan bienvenidos huéspedes, será lo más recomendable.

Con Hisal, el control de plagas y bichos será posible

Hisal, una de las mejores empresas de desinfección en Almería, será tu mejor opción al querer deshacerse de esos molestos y asiduos visitantes, que pueden a veces llegar a ser un verdadero dolor de cabeza. Si las escolopendra han invadido tu hogar, en nuestras manos encontrarás la solución y la mejor manera de decirles adiós.

Contamos con personal cualificado, así como con técnicas de desinfección y desinsectación eco friendly, por lo que el desalojo de las zonas a fumigar no será necesario, lo que hará más fácil la experiencia para ti.

Y es que nuestro trabajo te brindará los resultados que deseas y necesitas, por lo que las plagas ya no serán un problema en casa.

En la página on-line de nuestra empresa de fumigación en Almería podrás encontrar toda la información pertinente, así como los medios de contacto necesarios, para contratar nuestros servicios y comprobar por tí mismo la excelencia y calidad de nuestro trabajo.

es_ESSpanish
×
Ir al contenido